Desayunar como un rey - ¿O Nada?

16-06-2021

¡Inicia sesión para calificar este artículo! Iniciar sesión/Registrarse

Puedes leerlo en todas partes. También se ha convertido en una doctrina del culturismo; a desayunar como un rey. Esto se basa en la suposición de que es en las horas de la mañana cuando el cuerpo puede utilizar mejor los carbohidratos consumidos. Después de dormir de 6 a 8 horas, las reservas de glucógeno del cuerpo se agotan y es necesario rellenarlas, entonces puedes comer carbohidratos libremente y tanto como desee. Sin embargo, no es así. Desafortunadamente, la verdad es todo lo contrario.

Por la mañana, el cuerpo realmente no puede utilizar los carbohidratos que ingieres. La razón detrás de esto es la sensibilidad del cuerpo a la insulina y su fluctuación a lo largo del día. Como su nombre lo indica, la sensibilidad a la insulina significa la sensibilidad de nuestras células a la hormona insulina, es decir, qué tan buena una determinada cantidad de insulina puede tener el efecto necesario a través de los receptores de insulina de las células, qué tan bien "limpia" las células y cuánta azúcar consume de la sangre a las células. Bueno, este tipo de sensibilidad no es igual a lo largo del día. El ritmo circadiano del cuerpo domina esta área.

El ritmo circadiano es el biorritmo más importante de nuestro cuerpo. Actúa como un líder, que controla los ritmos de otras funciones biológicas, como la temperatura corporal, la producción de hormonas, la activación del metabolismo o la manipulación del estado de ánimo.

La sensibilidad a la insulina es la más baja por la mañana y al final de la tarde y es más alta al mediodía y después de un entrenamiento. Si deseas ser preciso y maximizar la eficacia de tu dieta, programa tu ingesta de tal manera que la mayoría de los carbohidratos basándose en lo anterior sean al mediodía o después del entrenamiento.

Además, las reservas de glucógeno del cuerpo no se vacían mientras duerme, ya que no realiza actividades deportivas duras, a menos que corra una media maratón en tus sueños o haga un entrenamiento intensivo con pesas mientras duermes. El nivel de glucógeno almacenado en el hígado desciende un poco durante la noche (ya que esto es lo que mantiene el azúcar en la sangre), pero no tanto como se puede leer en varias fuentes.

En caso de que pienses que, después de todo esto, estamos en contra del desayuno, estás equivocado. El desayuno tiene un papel importante. Sin embargo, el tipo de nutrición con la que comienzas tu día puede tener un gran impacto en tu apetito a lo largo del día, tu nivel de energía e incluso tu estado de ánimo.

¿Qué tipo de comida debes desayunar?

Fuentes de proteína:

Si desea mejorar su masa muscular o conservar lo que ya tiene, es fundamental que tengas fuentes de proteínas de alta calidad para el desayuno. La proteína construye principalmente los músculos y proporciona importantes aminoácidos al cuerpo que se enencuentra en ayunas durante la noche fortaleciendo el tejido muscular. Para interrumpir el estado catabólico que ocurre por la noche, es mejor consumir proteínas de absorción rápida, ¡como 100% Whey Protein Professional! Si no comes durante una hora después de consumir proteínas, debes considerar consumir algunas proteínas de liberación lenta con ellas, como huevos o pescado.

Hidratos de carbono complejos:

Después de la introducción, es posible que haya pensado que no habrá fuentes de carbohidratos entre los ingredientes recomendados. Te equivocaste. Necesitamos carbohidratos por la mañana, ya que este es el macronutriente que le proporciona a nuestro cuerpo la energía que necesita. Solo debes tener cuidado con la cantidad correcta y la forma correcta, según tus objetivos y capacidad. En las horas de la mañana, confía en fuentes de carbohidratos con un índice glucémico de rango bajo o medio, como avena, trigo sarraceno, papilla de trigo sarraceno o batatas.

Grasas buenas:

Hoy en día, todavía es normal que las personas les tengan miedo a las grasas. Algunos han desarrollado una “fobia a las grasas” tan severa que han eliminado por completo este macronutriente esencial de su dieta. Esto puede resultar problemático, porque una ingesta adecuada de grasas es fundamental para el funcionamiento óptimo del organismo. Tiene un papel clave en la construcción de las estructuras de la membrana celular, la producción de hormonas sexuales, la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y el funcionamiento normal del sistema nervioso.

Las mañanas son el mejor momento para consumir “grasas buenas”, como aguacate, aceite de linaza, yema de huevo, crema de cacahuete o aceite de pescado.

Consideramos que la combinación clásica de proteína de suero y avena es la más popular de todas y la mejor opción para un desayuno ideal, con un poco de huevo en tortilla, duro o como más te gusten.

En caso de que no le guste o no tengas tiempo para cocinar o simplemente quieras algo más para el desayuno, te sugerimos la combinación de Protein Pancake y 100% Peanut Butter.

Te garantizamos que no te sentirá decepcionado y también cumple con las reglas básicas mencionadas anteriormente.